Dijo que fue en legítima defensa

El efectivo de la policía bonaerense que baleó a Santiago “Chano” Charpentier, solicitó su “inmediato sobreseimiento” y rarificó que lo hizo en legítima defensa en medio de un supuesto brote psicótico que tuvo el músico.

El policía bonaerense Facundo Amendolara, que baleó hace 10 meses al músico Santiago “Chano” Charpentier, solicitó su “inmediato sobreseimiento” al señalar que lo hizo en legítima defensa en medio de un supuesto brote psicótico que el famoso intérprete tuvo en su casa de Capilla del Señor, Exaltación de la Cruz, en Buenos Aires.

“Siendo que la actuación del oficial imputado ha sido motivada por una agresión ilegítima que él no había provocado, siendo su arma reglamentaria el único medio con el que contaba para poder impedirla o repelerla, su accionar deberá encuadrarse en la causal de justificación prevista en el artículo 34, inciso 6° del Código Penal de la Nación (la figura de la legítima defensa no punible)”, sostuvieron los abogados Fernando Soto y Martín Sarubbi al pedir el sobreseimiento de Amendolara ante el fiscal Alejandro Irigoyen, publicó La Nación.

El hecho ocurrió el 25 de julio de 2021, después de las 23. Amendolara y dos compañeros habían llegado después de una llamada del personal de seguridad del barrio Parque La Verdad, de Capilla del Señor, donde vivía el músico drogadicto. En el lugar estaban la madre y un médico psiquiatra de la empresa Osde, que querían convencer al músico de que se internara voluntariamente.

“¡Los voy a matar!, gritó Chano, después de golpear con un “elemento contundente” la parte trasera del auto donde estaban su madre, Marina Charpentier, y su padrastro, Oscar Ottonello. Al ser testigo de la situación, el médico psiquiatra Gonzalo Caligiuri fue a buscar al personal de seguridad del barrio Parque La Verdad. Ellos se encargaron de pedir el auxilio de la Policía bonaerense.

Según la declaración testimonial que hizo el médico psiquiatra ante el fiscal de Exaltación de la Cruz Juan Manuel Esperante, inicialmente a cargo de la investigación, Marina Charpentier le dijo que su hijo estaba tranquilo, pero “desvariaba en sus dichos” y, posiblemente, había consumido estupefacientes.

El profesional y la madre del músico tocaron varias veces el timbre de la casa, pero no tuvieron respuesta. “Chano” había cortado el suministro de energía eléctrica. Marina Charpentier ingresó en la habitación de su hijo por un ventanal y Caligiuri, desde afuera, se presentó como médico psiquiatra.

En ese momento, según lo que afirmó el médico en su declaración testimonial, “Chano” comenzó con los insultos y las amenazas de clavarle un cuchillo en la yugular. Pocos segundos después, el cantante salió de su casa con un cuchillo en la mano y “realizó movimientos de apuñalamiento hacia su madre”, según sostuvo el psiquiatra. El testigo dijo que Marina tropezó y cayó al suelo.

Además de buscar al personal de seguridad del barrio, Caligiuri pidió refuerzos médicos para poder concretar el traslado del paciente para su internación. Quince minutos después llegó un móvil policial y, al rato, una ambulancia con médicos clínicos. Un oficial, dijo el testigo, “activó, vía telefónica, el protocolo de mediación para que ‘Chano’ aceptara el traslado por su propia voluntad”.

Pero ante la respuesta negativa del músico, Caligiuri y los médicos clínicos recomendaron el ingreso en la casa para hacer “una derivación forzosa” del paciente. Primero entraron los uniformados y la madre del músico, pero Chano continuaba con una actitud agresiva y, con un cuchillo, repetía que iba a matar a todos.

El médico, para protegerse, se alejó del lugar junto con dos uniformados (un hombre y una mujer). En la escena de los hechos quedó un tercer policía, Amendolara. Sin poder ver lo que sucedía, el psiquiatra aseguró haber escuchado gritos y un disparo. Cuando volvió a ingresar en la vivienda, vio a Chano en el suelo.

“No me quedó otra”

Después de dispararle a Chano, Amendolara dijo: “No me quedó otra, jefe… no me quedó otra…”. Su interlocutor era el oficial Mariano Giaccio, que la noche los hechos cumplía la función de jefe de turno de la comisaría de Parada Robles y fue parte de la comitiva policial que llegó a la casa del cantante.

Los abogados del imputado destacaron que los peritajes “dan cuenta de que ‘Chano’ se encontraba evidenciando un cuadro psicótico por el posible consumo de sustancias psicoactivas”, con un “estado de excitación psicomotriz con hetero agresividad verbal e intento de hetero agresividad física, conducta suspicaz, hostil e irritable”.

“La única razón para demorar tanto tiempo en responder tan sencillo requerimiento es simple: el Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires no tiene protocolos de actuación para regir la actuación policial ante personas con exceso en el consumo de estupefacientes. Y no solo nunca regló tan importante situación de intervención policial: tampoco nunca determinó la actuación de los policías de la provincia ante un agresor con arma blanca”, afirmaron los defensores de Amendolara.

Soto sostuvo: “Todas las pruebas obtenidas en el proceso demuestran, en forma unívoca y constante, que nuestro defendido no ha tenido más remedio que actuar para impedir ser muerto o lesionado gravemente ante el ataque desaforado que le asestó Chano”. Fuente: El Once

Escuchá La 100 #Nogoyá en vivo Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter

Nogoyá Radios es una Agencia de Medios que cuenta con espacios publicitarios adecuados para la difusión de su Empresa, Profesión y/o Servicios.#Nogoyá Radios 3435-425167 / 3435-616203 contacto@nogoyaradios.com