//Los medios nacionales hablan de la reunión y posible acuerdo entre Bordet y Urribarri

Los medios nacionales hablan de la reunión y posible acuerdo entre Bordet y Urribarri

Por Ricardo David

Analizan que Cambiemos divide en lotes las provincias «imposibles», «dudosas» y «posibles» y en Entre Ríos dan como una posibilidad muy fuerte la victoria si el kirchnerismo, con Urribarri y Cristina, van por fuera
Los medios nacionales se hacen eco de la situación electoral de cada una de las provincias para dirimir las chances de éxito de la búsqueda de la reelección del presidente Mauricio Macri. 

Con el desdoblamiento confirmado en varias provincias, uno de los principales objetivos del presidente es triunfar en la mayor cantidad de distritos posibles para evitar que una oleada perdedora atente contra sus aspiraciones. 

Mientras resta definir si Buenos Aires, Mendoza y Jujuy también adelantarán sus comicios para darle aire al presidente, los miembros del gabinete y los estrategas políticos de Cambiemos ya dividieron a las provincias en “imposibles”, “dudosas” y “posibles”, según las probabilidades de triunfo de la coalición que es gobierno a nivel nacional.

En la última categoría, se ubica Entre Ríos, con la victoria para Cambiemos o el peronismo supeditada al cierre o no del acuerdo entre el gobernador Gustavo Bordet y su antecesor Sergio Urribarri.

Operadores y funcionarios de primeras líneas del gobernador y los dos principales referentes del kirchnerismo a nivel provincial, Urribarri, presidente de la Cámara de Diputados, y el diputado nacional Julio Solanas, están enfrentados por intereses y viejos resentimientos y se oponen al acuerdo. 

Sin embargo, ya hubo un fuerte acercamiento entre ambos el pasado viernes 11 de enero, cuando los dos principales actores del peronismo entrerriano se reunieron para medir posiciones.

Con Bordet lanzado a la reelección, el candidato que se perfila por el sector de Unidad Ciudadana, que conduce a nivel nacional la ex presidenta Cristina Kirchner, es el diputado nacional Julio Solanas.

El ex intendente de Paraná, con sus votos propios no llega a los dos dígitos, ya que ronda entre los 8 y los 9 puntos, pero con el arrastre de la ex presidenta sus números crecen notablemente y llegaría a un piso de entre 22 y 25 puntos.

De todos modos, esos números no le alcanzarían para imponerse en la provincia y le provocarían un daño muy grande al PJ entrerriano, ya que con la división del peronismo, a Bordet tampoco le darían las cifras para lograr el triunfo, que quedaría en manos de Cambiemos.

Con Unidad Ciudadana compitiéndole a Bordet, el peronismo no solo perdería la provincia, sino que también corren serio riesgo varios municipios, como el de Paraná, que seguiría en manos de Cambiemos, y Concepción del Uruguay, Gualeguaychú y Concordia, que cambiarían de color. 

El impacto sería muy fuerte en todas partes pero principalmente en esta última ciudad, bastión histórico del peronismo y qu ya fue gobernada tanto por Urribarri como por Bordet, y hoy bajo el mando de Enrique Cresto, apellido histórico del peronismo entrerriano.

Más allá de las reuniones que pueda haber entre Urribarri y Bordet, y de las intenciones que pueda tener Julio Solanas, la última palabra la tendrá “la Señora”, Cristina Fernández, que definirá el futuro de la dirigencia del kirchnerismo entrerriano.

Si bien los mentideros de la provincia señalan que hay acercamientos y acuerdos, en el macrismo apuestan a la división del justicialismo entrerriano para meterse en el bolsillo otro triunfo para Cambiemos, aparte de los que dan por hecho en Buenos Aires, Corrientes, Mendoza, Jujuy y la ciudad de Buenos Aires.

En el oficialismo nacional saben que si el peronismo entrerriano va unido, no hay chances de ganar esta provincia y apuestan a la desunión, ya que mientras Macri ronda los 26 puntos, Cristina Kirchner supera los 30.

Los mentideros cercanos al gobernador sostienen que algunos sectores de la primera línea de Bordet son muy críticos del acuerdo con Urribarri, pero saben que no deben subestimarlo porque el kirchnerismo es muy fuerte electoralmente en la provincia. 

Dejar de lado los resentimientos y los intereses personales es clave, lo saben ambos sectores, para que el peronismo entrerriano se imponga en las elecciones que serán en junio de este año, cuatro meses antes que las nacionales y con medio año de gestión por delante. 

En tanto, en Cambiemos apuestan a que el peronismo no logre la unidad y que los votos que se resten entre Bordet y Solanas le permitan ganar la provincia al candidato que lleve el oficialismo nacional, aun por definir.

La última palabra en todo esto la tendrá la ex presidenta Cristina Fernández, “la Señora”, quien decidirá el futuro de la dirigencia del kirchnerismo entrerriano y, más llanamente, de los entrerrianos.

Fuente: Portal de Ricardo David